Tuxtepec    |   Veracruz  
Blogs
sábado 23 de junio del 2018 8:55 PM, Tuxtepec, Oaxaca, México.
Escucha ORP Noticias
 
Julián

 10 abr 2018
Por: Alejandro Mier

Derecha, izquierda; derecha, izquierda. Comenzar o terminar. Vida o muerte. Principio o fin.

Julián camina por la barda; el domingo tiene escasos minutos de haberse despertado y la brisa matinal reconforta. Demasiado para un hombre como él. Por su mente se pasean algunos recuerdos, a veces de joven, casi siempre de adulto.

Extrañamente no guarda ningún recuerdo  de niño y prefiere no intentar oscultar demasiado su mente en ellos ya que en sus recuerdos de infancia él es un fantasma. Lo asfixia esta realidad y en verdad pierde el aire cuando Renato y Miguelito, sus primos, saltan para romper la piñata de su propio cumpleaños mientras él no se encuentra en la escena. ¡Los niños apagando las velas de su pastel y el no aparece! Un niño abraza a su madre que cariñosa le corresponde, le da la espalda y no lo puede ver. ¡Púdrete! Dame la cara si eres tan valiente.

Le entristece la idea de que su propia mente lo margine de sus recuerdos de infancia.

Derecha, izquierda; derecha, izquierda. ¿Cómo llegó hasta aquí? Nada tiene que ver el hecho de sus tres matrimonios rotos, (¡ba, mujeres!), ni los seis hijos a cuestas, dos de ellos sin siquiera conocerlos. ¿Cómo es que se llama el último?

Sus problemas no son económicos. Ninguna mujer le exigía o reclamaba nada.

Mejor sería haber terminado en la cárcel, perdido en el alcohol o simplemente con una muerte violenta. Pero no, la vida no le dio ni siquiera ese gusto.

El viento ahora es más frío, no podía ser de otra manera en una ocasión como esta. Se introduce por debajo de su pantalón de mezclilla. El Levi´s querido. Ese compañero que si aguantó ver que no pasaba nada, que no existían angustias, ni mayores dramas que llorar.

Una paloma se para en su territorio, justo delante de él, obligándolo a bajar la vista.  Como no caben ambos en la estrecha barda, el ave se arroja al vacío. Julián la pierde de vista al rebasar el tercer piso.

Su pelo y barba forman una misma maraña que de alguna manera lo protegen en las incontables noches que pasa en aquel cuartucho. No le importa vivir así porque ni el le pide nada a la vida, ni la vida le otorga nada. Es un trato callado, una tregua tirada al olvido durante treinta y nueve años.

Al dar un nuevo paso, se molesta porque se tropieza y casi cae, a su lado izquierdo. Ese que lo hubiera obligado a volver a las horas, minutos y segundos del trabajo donde nadie exige y a lo único que hay que temer es al reloj marcando las dos de la tarde del sábado. Principio de un fin de semana con el que “ya no sé qué hacer”.

Con pena. Julián reclama: Dios sí está conmigo. Lo sé porque me ha hecho la muerte imposible. No me deja ir, soy su burla. La prueba está en que yo si fumo para morir y más de una vez, muy de noche, cuando sólo me queda un fósforo para encender otro cigarrillo que concluya de rasgar mi pecho, llega Él con su aliento y de un soplido lo apaga.

Luz o sombra; derecha, izquierda.

“¡No lo hagas! ¡Por favor no te avientes!” Grita una pareja que se han parado ha observarme.

Qué ridículo, ¿Acaso creen que voy a bajar a abrazarlos? ¿A llorar en sus hombros y platicarles lo patético que soy? Si, como no. ¡”Váyanse al carajo”!, les grita mi disimulo.

Derecha, izquierda. Frío o calor. ¡Allá voy!

Al arrojarme, siento una gran alegría, una tremenda libertad.

Por fin pasa algo en mi vida. Yo sé que ni mis hijos, ni mis esposas vendrán a mi funeral. Tampoco quiero, ni eso ni causar molestias al resto de mi familia. Por favor: no flores, no palabrerías, no llanto.

El vuelo es lo mas extraordinario que puede haber. Cada vez estoy mas cerca del asfalto. Abro los brazos a mi nueva muerte. Pero, no puede ser. ¿Qué pasa? ¡Ahí esta otra vez Dios! Ahora sí que voy a llorar ¿Qué quieres? ¡Ni lo pienses! ¡Deja en paz mi reloj! Esa es la alarma… ¡No presiones ese botón!

La música del despertador toca para anunciarme que me he vuelto a quedar dormido en mi trabajo y que ya son las dos de la tarde, de un largo sabadomingo.



Comentarios


POLITICAS DE USO
• No se permitirá ninguna conducta irrespetuosa, ofensiva o abusiva: las contribuciones deberán ser constructivas y educadas, no malintencionadas ni realizadas con la intención de difamar, ofender o calumniar a nadie.

• El portal www.orpnoticias.com.mx se reserva el derecho de retirar o censurar cualquier comentario que incumpla la política de uso antes descrita.



Los vicios y sus cárceles
Por Ramón de la Peña
La Alemania campeona del mundo que todavía tiene mucho para enseñarle a sus rivales
Por Roberto Matosas
Astroguía
Por Eugenio Bueno
El Reto: Revertir desequilibrios
Por Luis Pazos
De la necesidad de celebrar
Por Lisette Ramos
Meade, Dos Identidades
Por Ricardo Homs
¿Murieron los valores?
Por Ramón de la Peña
Día mundial del medio ambiente
Por Lisette Ramos
Directivo TM. Desarrolla tu Marca Personal con Técnicas de Marketing
Por Roberto Matosas
El triunfo del “Bronco”
Por Ricardo Homs
Astroguía
Por Eugenio Bueno
Ojo con que nos pierdan la confianza
Por Ramón de la Peña



Note: If you wish to use an absolute template path (for example, template="/mypath/index.cfm") with CFINCLUDE, you must create a mapping for the path using the ColdFusion Administrator. Or, you can use per-application settings to specify mappings specific to this application by specifying a mappings struct to THIS.mappings in Application.cfc.
Using relative paths (for example, template="index.cfm" or template="../index.cfm") does not require the creation of any special mappings. It is therefore recommended that you use relative paths with CFINCLUDE whenever possible. Could not find the included template ../boxes/foot.cfm.